EVENTOS

Adiós a la U

Cerró el torneo Apertura con un punto de ventaja sobre Malacateco en la tabla acumulada. De entrada en el Clausura tenía que jugar el repechaje. Su lugar en liga mayor peligraba. Desde el ascenso en la temporada 2012 la inestabilidad acompañó a un equipo que generalmente marcó pérdidas en cuanto a la cantidad de aficionados que asistieron al Estadio Revolución.

Con la inversión hecha al inicio del torneo era difícil pensar que Universidad fuese uno de los equipos que estuviese involucrado en la amenaza de las últimas posiciones, menos en el tema del descenso.
Pero las condiciones del torneo hicieron que un equipo que luchó incluso por los primeros lugares del campeonato, que se llevó el arco menos vencido y a uno de los goleadores de la clasificación. Esa estadística nos dice que probablemente la Universidad tuvo buenos jugadores, pero le faltó conjunto. Tuvo buenos partidos, pero le faltó ser regular en el torneo y ante ello lo que parecía impensable para sus aficionados se dio, dándole el adiós a la Liga de los Consagrados.
Sin conseguir despertar la ilusión entre sus aficionados, máxime entre tanto profesional y estudiante de la tri-centenaria casa de estudios, sin consolidar un plan que atraiga patrocinadores y fomente la estructura sólida de un club, con buenos jugadores pero sin lograr conformar una estructura de fuerzas básicas.
Con jugadores queridos por la afición como Carlos Kamiani y Milton Núñez, pero sin tener el balance. Con quejas en lo económico que se pueden agravar pues regresan a una categoría donde los ingresos por patrocinio disminuyen.
Es una pena decirle adiós a la Universidad de San Carlos. Las características de un equipo que depende demasiado  de las decisiones de un Rector cuya atención prioriza otros temas urgentes en el ámbito nacional. Una directiva cuyo manejo presupuestario tiene demasiados candados. Una variedad de instalaciones deportivas pero dependiendo de la burocracia institucional para utilizarlo, un grupo de aficionados fieles, pero que con su exceso de fanatismo han alejado a las familias sancarlistas de los partidos.
La U no descendió por la goleada ante Suchitepéquez. Descendió por una acumulación de errores que hoy lo pagan con el adiós a la categoría Mayor.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*